Opinión

Asuntos de interés

¿Qué está pasando en La Guajira?

Increíble la normalidad con la que la violencia se ha acentuado en nuestra cotidianidad, especialmente para Los Guajiros, donde la violencia parece ser el pan de cada día. Tan solo basta abrir cualquier diario de circulación departamental para constatar lo aquí expuesto; cuerpos con signos de tortura, con disparos en la cabeza, etc., solo reafirman que la situación amerita de medidas urgentes.

 

Surgen ciertas dudas, por ejemplo, ¿desde cuándo empezó esto? Para responder esta pregunta, resulta necesario realizar un análisis integral de las series, que, por motivos de extensión, no es posible realizar, no obstante, trataré de hacer ciertos acercamientos centrándome en los últimos años.

 

En primer lugar, se debe mencionar que la tendencia de los homicidios departamentales alcanzó su punto mínimo -de los últimos 10 años- en el año 2014 con 147 homicidios, sin embargo, a partir de allí la tendencia empezó a incrementar deliberadamente, alcanzando la cifra de 221 homicidios en el año 2017, cifra equivalente a la de 2018, tal y como lo muestra el siguiente gráfico.

Ahora bien, si se analiza los casos de Riohacha y Maicao, estos son los Municipios que más aportan –tristemente- a los homicidios departamentales, en otras palabras, “los halonadores”. En promedio, su participación anual en los casos de homicidios es del 71,5% del total de casos y tan solo en el año 2018, esta cifra alcanzó el 73,8%.

 

En el caso de Riohacha, la situación ha permanecido estable, con un leve incremento en los casos de homicidios si comparamos abril de 2019 frente al año pasado, con un total de 17 casos vs 15 casos de homicidios. Contrario sucede en Maicao, que según la base de datos de la policía (disponible desde 2010), el municipio nunca había llegado a la cifra de 100 homicidios anuales, valor que ya alcanzó desde el 2017 y que se mantuvo en 2018.

 

Para abril de 2019, a nivel departamental se reportan 66 homicidios, cifra que ya supera la de 2018 para la misma época (64 casos). No podemos permitir que la violencia se apodere de nuestros territorios. Los Guajiros se encuentra cansados de los llamados reiterativos a las autoridades, sin que hasta el momento se evidencie algún avance en materia de seguridad. Por ello, resulta necesario que se tomen medidas de intervención definitivas por parte de las autoridades.