DISMINUCIÓN DE APORTES EN SALUD PARA PENSIONADOS

DISMINUCIÓN DE APORTES EN SALUD PARA PENSIONADOS

Febrero 03, 2020

 

Equidad fue el pilar de campaña -y de gobierno- del actual presidente Iván Duque. Más allá de ser un concepto relacionado con la justicia, está relacionado con la igualdad de oportunidades, y ese pilar es el fin último de este gobierno, como ha sido ampliamente demostrado.

 

Lo anterior es coherente con el hecho de que, a finales del 2018, el Presidente se comprometió a disminuir los aportes en salud a los pensionados con pensiones mínimas en la primera Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales que se llevó a cabo bajo su mandato.

 

Desde el 1 de enero de 2020 y gracias a la Ley 2010 de 2019, también conocida como “Ley de promoción del crecimiento económico”, la disminución gradual de los aportes es una realidad y opera de la siguiente manera: este año se redujo del 12% al 8% el porcentaje de cotización en salud para pensiones de un salario mínimo y del 12% al 10%, para pensiones entre uno y dos salarios mínimos. Para el año 2021, se reducirá el aporte del 8% al 4% a pensiones de un salario mínimo.

 

Enfatizo en que la medida es hoy una realidad, para recordarles que en las elecciones donde Juan Manuel Santos buscó su reelección prometió disminuir el porcentaje de cotización a pensionados, pero como tantas veces sucedió, incumplió. Populismo barato para ganar votos.

 

Corría el año 2015 cuando el Proyecto de Ley fue radicado; en Senado yo fui ponente y propuse que la medida fuera progresiva y empezara por favorecer a los mas vulnerables. Fue una discusión compleja, pero lo logramos sacar adelante. Cuando llegó la hora de sancionar la Ley, el gobierno anterior lo objetó, y la corte le dio la razón por el impacto fiscal (¿derroche?).

 

Recapitulando, con la medida aprobada en el legislativo y sancionada por el Presidente Iván Duque se busca impactar positivamente a aquellas personas que lograron, afortunadamente, una efectiva protección a la vejez. Y digo afortunadamente teniendo en cuenta que, según los datos de 2018, 6 de cada 10 afiliados no se pensionan; panorama difícil que debemos revertir.

 

Los favorecidos con la disminución gradual de aportes equivalen a más de 1,4 millones de personas. El ahorro anual promedio será de 420 mil pesos aproximadamente y con toda seguridad, será un alivió económico para estas personas, permitiéndoles destinar mayor presupuesto a otra necesidad.

 

No cabe duda de que este gobierno está realizando esfuerzos agigantados, aún cuando la difícil situación fiscal heredada nos plantea restricciones presupuestarias. Sin embargo, la austeridad será el principal financiador y esto solo es posible aumentando la eficiencia de nuestras instituciones.

 

Finalmente, cabe mencionar que el costo de aumentar la equidad se minimiza cuando los favorecidos son los verdaderos necesitados. Quitándole un peso de encima a la población pensionada menos favorecida, estamos avanzando hacia un sistema más equitativo y con menos carga sobre las personas que trabajaron toda su vida. Puedo asegurar con toda certeza que este gobierno seguirá buscando vías que permitan aumentar la equidad, tal y como la mejora en la focalización de subsidios o la devolución del IVA a la población vulnerable.

 

Por último y no menos importante, debo decir que este gobierno SI cumple, y sobre todo con medidas que tienen impacto positivo en el bienestar de la población.